Skip to content

Escala de Valores

UNIVERSIDAD CESAR VALLEJO

ESCUELA DE POSTGRADO

DOCTORADO EN ADMINISTRACIÓN DE LA EDUCACIÓN

 

TEMA: ESCALA DE VALORES 

 
HUGO VIRGILIO ACOSTA VALER

 

ABANCAY – JUNIO 2010

Introducción

“Cada
persona discierne la realidad con un matiz único y especial, percibiendo e
interpretando la vida de manera individual, dándole valor a la realidad,
descubriendo lo valioso que es vivir con sentido y plenitud, por lo tanto de lo
subjetivo surge el  significado de vivir.”
 

Rheenen.

Para el ser humano siempre han existido cosas valiosas: el bien,
la verdad, la belleza, la felicidad, la virtud. Pero el criterio para darle
valor a esas cosas valiosas ha variado a través de los tiempos. Hoy en día se
puede valorar de acuerdo con criterios estéticos, esquemas sociales,
costumbres, principios éticos o, en otros términos, por el costo, la utilidad,
el bienestar, el placer, el prestigio.

En este trabajo se intenta explicar la perdida y distorsión de
valores que no tan solo los criminales sino también la sociedad se han
encargado de ignorar; así mismo recalcaremos la importancia que estos tienen
para crear personas humanistas y vivir en armonía como sociedad.

Axiología de los
valores

Los valores son producto de cambios y transformaciones a lo
largo del tiempo y de la historia. Surgen con un especial significado, cambian,
suelen ser efímeros o desaparecen en las distintas facetas del tiempo.

Los valores son considerados referentes pautas o abstracciones
que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la
realización de la persona. Es así como la  belleza  aparece
como  una  de  las  formas  de  una
peculiar  manera  de  asomarse  al  mundo
que  se  llama  el  valor, que consiste  en
lo  fundamental,  en  distinguir  el  ser
del  valer.

“Todo
valor supone la existencia de una cosa o persona que lo posee y de un sujeto
que lo aprecia o descubre, pero no es ni lo uno ni lo otro. Los valores no
tienen existencia real sino son adheridos a los objetos que lo sostienen. Antes
son meras posibilidades.”
(Prieto Figueroa, 1984:186;
citado en Morales de Casas, 2006)

La visión subjetivista considera que los valores no son reales,
no valen en sí mismos, sino que son las personas quienes les otorgan un
determinado valor, dependiendo del agrado o desagrado que producen.

Se diferencia lo que es valioso de lo que no lo es dependiendo
de las ideas o conceptos generales que comparten las personas.

Los valores no son el producto de la razón; no tienen su origen
y su fundamento en lo que nos muestran los sentidos; por lo tanto, no son
concretos, no se encuentran en el mundo sensible y objetivo. Es en el
pensamiento y en la mente donde los valores se aprehenden, cobran forma y
significado.

El proceso de valoración del ser humano incluye una compleja
serie de condiciones intelectuales y afectivas que suponen: la toma de
decisiones, la estimación y la actuación. Las personas valoran al preferir, al
estimar, al elegir unas cosas en lugar de otras, al formular metas y propósitos
personales. Las valoraciones se expresan mediante creencias, intereses,
sentimientos, convicciones, actitudes, juicios de valor y acciones.

Conviene  distinguir,  los  valores  y
los  bienes.  Los  valores  no  son cosas,
ni  vivencias,  ni  esencias: son  valores. Frondizi
(2004:15-17) nos dice que los  valores  no  son
cosas  ni  elementos  de  cosas,  sino
propiedades,  cualidades  sui  generis (exclusivo),
que  poseen  ciertos  objetos  llamados  bienes.

Los  valores  son  entes
parasitarios.  A  fin  de  distinguir  los
valores  de  los  objetos  ideales,  se
afirma  que  estos  últimos  “son”,  mientras  que  los
valores  no  “son”
sino  que  “valen
(Lotze citado en Frondizi, 2004:18)

Valor  es  una  cualidad  irreal.
En  el  sentido  de  que  no  equivale
a  ninguna  de  las  cualidades  primarias
y  secundarias, por lo que se  le  denominó  cualidad
sui  generis,  el  valor  es  real  pues
tiene  existencia  en  el  mundo  real  y
no  es  una  mera  fantasía  del  sujeto.

Los  valores  se  presentan  en
un  valor  positivo  y  el  correspondiente
valor  negativo.  Los  valores  están  ordenados
jerárquicamente,  hay  valores  inferiores  y
superiores.

El  valor  será objetivo  si  existe
independientemente  de  un  sujeto  o  de
una  conciencia  valorativa; ser subjetivo  si  debe
su  existencia,  su  sentido  o  su
validez  a  reacciones,  ya  sean  fisiológicas
o  psicológicas,  del  sujeto  que  valora (Frondizi,
2004:27).

Los  estados  psicológicos  de
agrado,  deseo  o  interés  son  una
condición  necesaria  pero  no  suficiente,
y   tales  estados  no  excluyen los elementos
objetivos,  sino  que  los  suponen.[1]

El  valor  ético  tiene  una
fuerza  impositiva  que  nos  obliga  a
reconocer  aun  contra  nuestros  deseos,
tendencias  e  intereses  personales. Los  valores
no  se  dan  aislados,  sino  que  tienen
una  existencia  parasitaria;  se  nos
presentan  siempre  apoyados  en  un  sostén.

Max  Scheler  sostiene  que  “la  inteligencia  es
ciega  para  los  valores.  Los  valores
se  nos  revelan  en  la  intuición
emocional”
(Frondizi, 2004:42).  La  experiencia
de  valores  es  independiente  de  la
experiencia  de  cosas.  El  hombre  crea
el  valor  con  su  agrado,  deseo  o
interés;  el  valor  reside  enteramente  en
el  objeto  valioso.[2]

Lotze  concibió  la  idea  de
los  valores  como  algo  libre  de  realidad,
así mismo afirmo que  los  valores  no  son
sino  que  valen (Lotze citado en Espinosa, 2000:61).[3]

Dice  Meinong:  una  cosa  tiene
valor  cuando  nos  provoca agrado  y  en
la  medida  en  que  esta nos puede llegar a
agradar.  Así mismo sostiene que  “el  valor  es,  en  verdad,  un
estado  subjetivo,  de  orden  sentimental,  un
objeto  tiene  valor  en  tanto  posee  la
capacidad  de  suministrar  una  base  efectiva
a  un  sentimiento  de  valor”.
(Meinong, 1894:25;
citado en Frondizi, 2004:54)

Perry declara que cualquier  interés  otorga
valor  a  cualquier  objeto.  “Lo  que  es  objeto  de  interés
adquiere eo ipso valor”
[4] (Perry, 1950; citado en Frondizi,
2004:65).  Una  cosa  cualquiera  tiene  valor
cuando  es  objeto  de  un  interés
cualquiera,  habrá intereses  malos  y  buenos.

Richards  sostiene  que “algo  es  valioso  si  satisface
una  apetencia,  sin  que  tal  satisfacción
implique  la  frustración  de  una  apetencia
igual  o  más  importante”
(Richards citado en
Espinosa, 2000:68).

Para  Rudolf Carnap,  los  juicios  de
valor  son  formas  disfrazadas  de  normas
o  imperativos.  La  norma  no  afirma
nada,  sino  que  ordena  o  expresa  un
deseo;  el  juicio  de  valor  no  afirma
nada  y,  por  consiguiente,  no  puede
ser  ni  verdadero  ni  falso (Carnap citado en
Frondizi:2004:86).

Los  llamados  juicios  de  valor
son  juicios  empíricos.  Los  términos  éticos
no  sirven  tan  sólo  para  expresar
sentimientos,  sino  también  para  despertar
sentimientos  en  el  prójimo  y  estimularlo
a  la  acción.

Valores  para  Scheler  son cualidades
independientes  de  los  bienes:  los  bienes
son  cosas  valiosas (Frondizi, 2004:119).  El
placer  es  una  vivencia:  en  si mismo
no  es  bueno  ni  malo.  La  bondad
depende  del  tipo  de  placer.  El  factor
que  se  agrega  al  placer  es  el
que  le  confiere  su  calidad  axiológica.

Frondizi (2004:145-146) manifiesta que el deseo,  la
aspiración,  muestran  la  trama  íntima  de
la  personalidad;  esto  prueba  que  el
valor  no  se  mide  por  el  deseo,
sino  justamente  al  revés:  la  calidad
del  deseo  depende  del  valor  que  encarna.

Frondizi (2004:156) así mismo refiere que un  objeto
puede  aumentar  de  valor  cuando  se
descubre  que  posee  cualidades  positivas  que
desconocíamos  o  disminuir  de  valor  si
las  cualidades  son  negativas.

Perry nos dice que es  el  interés  el
que  confiere  valor  a  un  objeto  y
debe  ser  el  interés  el  que  confiera
el  grado  de  valor.

Para el objetivismo los valores  son
independientes  de  los  bienes  y  de  los
sujetos  que  los  valoran;  son  además
absolutos  e  inmutables,  sin  que  el
acaecer  real  físico  o  humano  pueda
alterarlos (Frondizi, 2004:179).

Además  de  los  elementos  subjetivos
y  objetivos,  influyen  también  factores
sociales  y  culturales. Así mismo la valoración cambia, a su vez, de
acuerdo con las condiciones fisiológicas y psicológicas del sujeto. El sistema
nervioso, el funcionamiento de las glándulas de secreción interna, la presión
arterial y otros aspectos de nuestra vida biológica, condicionan nuestra
valoración (Frondizi, 2004:195-199).

El  valor  no  es  una
estructura,  sino  una  cualidad  estructural
que  surge  de  la  reacción  de  un
sujeto  frente  a  propiedades  que  se
hallan  en  un  objeto.  Por  otra  parte,
esa  relación  no  se  da  en  el
vacío,  sino  en  una  situación  física  y
humana  determinada.

El  valor  es,  pues,  una
cualidad  estructural  que  tiene  existencia  y
sentido  en  situaciones  concretas.  Se  apoya
doblemente  en  la  realidad,  pues  la
estructura  valiosa  surge  de  cualidades
empíricas  y  el  bien  al  que  se
incorpora  se  da  en  situaciones  reales.  Pero
el  valor  no  se  reduce  a  esas
cualidades  ni  se  agota  en  sus
realizaciones  concretas,  sino  que  deja
abierta  una  ancha  vía  a  la  actividad
creadora  del  hombre.

El  valor  es  una  cualidad
empírica,  producto  de  cualidades  naturales,
aunque  no  reducible  a  ellas. Frondizi (2004:226) nos
enseña que la  determinación  de  la  altura  de
un  valor  debe  atender,  en  primer
lugar  a  las  reacciones  del  sujeto,
sus  necesidades,  intereses,  aspiraciones,  preferencias
y  demás  condiciones  fisiológicas,  psicológicas
y  socioculturales.

Es así como de estas apreciaciones tanto objetivas pero
principalmente subjetivas la gente va asignando valor a la realidad, e impone
nuevas formas de valorar nuestra persona, nuestras ideas, la sociedad, las
cosas y la vida, y es en esta imposición que se llega a caer en una confusión y
grave error de  distorsionar lo que realmente es valioso, asignándole más
valor a cumplir con estereotipos e introduciendo a la sociedad por medio de los
medios de comunicación que para ser feliz es mejor el “tener”  y
no el “ser”.[5] [6]

[1] Frondizi (2004:35) manifiesta que el valor “es el resultado de una tensión entre el sujeto y el objeto, y esté
ofrece, por tal razón, una cara subjetiva y otra objetiva, engañando a quienes
prestan atención a una sola faz”.

[2] El ser humano al crear el valor, al mismo tiempo tiene la
creencia errónea de que necesita algo para ser feliz, pero no se da cuenta que,
¡¡¡tiene todo lo que necesita!!!, no se da cuenta que la felicidad es una forma
de ver la vida, una actitud, una costumbre.

[3] Gelinne (2007:b)  señala “el valor es una propiedad de las cosas o personas, todo vale por
el hecho de estar o existir, por lo consiguiente toda realidad puede poseer
varios valores todo depende de su estructura, personalidad (persona), belleza,
entre otros. Todo ser tiene un valor se le conozca o no, todo valor se refiere
a las necesidades o aspiraciones humanas y buscamos de alguna manera satisfacer
estas necesidades, por lo que el valor es captado como un bien”.

[4] Perry tiene razón ya que un objeto, circunstancia o persona,
de cualquier clase que sea, adquiere valor inmediatamente cuando se le presta
un interés, este interés puede ser de agrado o desagrado.

[5] Esta confusión afecta inconscientemente a las personas, ya
que se imponen necesidades de reconocimiento, pertenencia y afecto, ya que
nuestra sociedad se encarga de crearnos en la mente la creencia de que tenemos
que cumplir con estereotipos, y si no cumplimos seremos rechazados por esta
sociedad materialista y superficial. Y es donde la lucha se vuelve un
sufrimiento ya que nos introducimos ideas estúpidas e irracionales, y estas
ideas nos pueden llevar a no ver lo valiosos del ser y llegar a cometer actos
criminales. Unos por cubrir las necesidades de pertenencia, reconocimiento o
afecto acumulan dinero y posesiones, otros conocimientos y títulos; llenos de
miedo a la pobreza, al que dirán, a no ser una persona valiosa, al no estar a
la vanguardia, al ser rechazadas por la sociedad; sin darse cuenta que, no es
lo que tienen lo que los hace valiosos, sino lo que son.

[6] Ángel Real (2005:97) nos dice que “damos por seguro las cosas más valiosas de la vida y andamos por
ahí, buscando lo superficial, porque creemos que hay algo que nos haría felices
si lo tuviéramos”

 

Esencia de los
valores

Nos preguntamos ¿cómo es
que algo puede tomar significado para nosotros?,
la sociedad ha adoptado
criterios a partir de los cuales se establece la categoría o la jerarquía de
los valores, donde le damos significado o sustraemos la esencia y valor de las
cosas, y le damos sentido a nuestra realidad. Algunos de esos criterios son:

  • Durabilidad: los
    valores se reflejan en el curso de la vida. Hay valores que son más permanentes
    en el tiempo que otros. Por ejemplo, el valor del placer es más fugaz que el de
    la verdad.
  • Integralidad: cada valor es una abstracción
    íntegra en sí mismo, no es divisible.
  • Flexibilidad: los
    valores cambian con las necesidades y experiencias de las personas.
  • Satisfacción: los
    valores generan satisfacción en las personas que los practican.
  • Polaridad: todo
    valor se presenta en sentido positivo y negativo; Todo valor conlleva un contravalor.
  • Jerarquía: Hay
    valores que son considerados superiores (dignidad, libertad) y otros como
    inferiores (los relacionados con las necesidades básicas o vitales). Las
    jerarquías de valores no son rígidas ni predeterminadas; se van construyendo
    progresivamente a lo largo de la vida de cada persona.
  • Trascendencia: Los
    valores trascienden el plano concreto; dan sentido y significado a la vida
    humana y a la sociedad.
  • Dinamismo: Los
    valores se transforman con las épocas.
  • Aplicabilidad: Los
    valores se aplican en las diversas situaciones de la vida; entrañan acciones
    prácticas que reflejan los principios valorativos de la persona.
  • Complejidad: Los
    valores obedecen a causas diversas, requieren complicados juicios y decisiones.
  • Intensidad: Los
    valores dependen del aumento del interés que  corresponde a un mayor valor
    del objeto.
  • Preferencia: Entre
    los valores hay mejores y peores y de esto depende la elección
  • Amplitud:
    Valoración de acuerdo a que un objeto puede cubrir dos o más intereses y de
    esta manera se convierte en un bien útil para varios.

Clasificación de
los valores

Aunque son complejos y de varias clases, todos los valores
coinciden en que tienen como fin último mejorar la calidad de nuestra vida. La
clasificación más extendida es la siguiente:

 

CLASIFICACION
Y CARACTERISTICAS

 

VALORES

FIN OBJETIVO

FIN SUBJETIVO

ACTIVIDAD

PREPONDERANCIA

NECESIDAD QUE SATISFACE

PERSONA

CIENCIA

RELIGIOSOS

Dios

Fe

Creer

La persona guiada por la Fe

Trascendencia

Devoto

Teología

MORALES

Bondad

Felicidad

Virtudes Humanas

Libertad dirigida por la
razón

Trascendencia

Integra

Etica

ESTETICOS

Belleza

Lo bello, exquisito y
perfección

Contemplación, creación y
admiración

Toda la persona ante algo
superficial

Autorrealización

Integra

Estética

INTELECUTALES

Verdad

Sabiduría

Abstracción y  construcción

Razón

Autorrealización

Integra

Lógica

SENSIBLES

Amor

Agrado, afecto, placer

Expresión emocional y
sentimental

Afectividad

Estima

Sensible

Psicología

SOCIALES

Status

Reconocimiento

Convivencia y posición

Integración y adaptabilidad

Sociales

Líder

Sociología

BILOGICOS

Salud

Bienestar Físico

Vivir

Cuerpo

Fisiológicas

Integra

Medicina

ECONOMICOS

Bienes, riqueza

Confort

Administración

Bienes materiales

Seguridad

Negocios

Economía

(Ardila & Orozco, 2005:04,
y Morales de Casas, 2006)

 

 

Valores morales

Cabe mencionar que de la anterior clasificación de valores, los
más primordiales son los valores morales, ya que estos les dan significado a
nuestra vida. Estos llevan a la persona a valorarse así misma y a los demás,
crecer en dignidad y tener una cultura humanista y trascendente. El valor moral
perfecciona a la persona, llevándolo a vivir en armonía, haciéndolo más humano,
con mayor calidad como persona.

De poco nos sirve tener muy buena salud, ser muy creyente o muy
inteligente o vivir rodeado de comodidades  y lujos si no se es justo, bueno,
o si no hacemos el bien, por lo tanto el valor es captado como el bien, ya que
se le identifica con lo bueno, con lo perfecto o con lo valioso, pero hay cosas
negativas que para algunos tienen valor y significado, convirtiéndolos así en
malas personas, elementos dañinos a la armonía de la sociedad, con quién la
convivencia es muy difícil; entonces el mal lo vemos como la carencia y
ausencia de bien. [1]

Es por eso que los valores hoy en día se han ido perdiendo y
como consecuencia tenemos a personas con una laxa, distorsionada o nula introducción
de la escala de valores y normas, estas personas se dice que actúan de acuerdo
a los anti valores. [2] “Vivimos en una sociedad neurótica, que propicia
creencias equivocadas, que promueve valores falsos y que tiene mal establecidas
sus prioridades” (Ángel, 2005:101). [3]

Sabemos que la introducción de los valores morales comienza
primordialmente en el seno familiar, estos valores morales adquiridos en el
seno de la familia ayudan a insertarnos eficaz y armónicamente en la vida
social; de este modo la familia contribuye a lanzar personas valiosas para el
bien de la sociedad, pero cuando se nace en un núcleo familiar incompleto,
desintegrado o disfuncional por ende se introducirán valores negativos,
distorsionados o desconociendo de estos, que a la larga desencadenaran
violencia, delincuencia y crímenes. Pero desgraciadamente la sociedad de
nuestros tiempos vive sumergida en una cultura donde las apariencias cuentan
mucho, asignándole más valor y significado a los bienes materiales y
superficiales. [4] [5] Los valores morales son los que orientan nuestra
conducta, y con base en ellos decidimos como actuar y afrontar las diferentes
situaciones que enfrentamos en la vida

Adela Cortina afirma que “Cualquier ser humano, para serlo
plenamente, debería ser libre y aspirar a la igualdad entre los hombres, ser
solidario y respetar activamente su propia persona y las demás personas,
trabajar por la paz y por el desarrollo de la humanidad, conservar el medio
ambiente y entregarlo a las generaciones futuras no peor de lo que lo hemos
recibido, hacerse responsable de aquellos que le han sido encomendados y estar
dispuesto a resolver mediante el diálogo los problemas que puedan surgir con
aquellos que comparten con él el mundo y la vida” (Cortina citada en
Ardila & Orozco, 2005:06).

TIPOS DE VALORES MORALES

Una persona valiosa, es una persona que posee valores interiores
y que vive de acuerdo a ellos. Un hombre vale entonces, lo que valen sus
valores y la manera en como los vive, este tipo de valores que nos hacen creer
como persona son (Ardila & Orozco, 2005:14-150):

 

 

 

ESCALA DE VALORES

VALOR

ACTUAR

ANTIVALOR

ACTUAR

HONESTIDAD

Son honrados, honorables,
auténticos, íntegros, transparentes, sinceros, valientes

DESONESTIDAD

Son mentirosos,
manipuladores, roban, hacen trampa

TOLERANCIA

Son respetuosos, pacientes,
comprensivos, indulgentes, amables, amistosos, compasivos, serenos

INTOLERANCIA

Son irrespetuosos,
intransigentes, autoritarios, arrogantes, egoístas, agresivos, violentos,
desconsiderados, insensibles

LIBERTAD

Son independientes,
autónomos, responsables, dignos, valientes, francos

ESCLAVITUD

Sumisos, cobardes, serviles,
conformistas, dependientes, cortos de espíritu, inseguros

AGRADECIDOS

Son honestos, humildes,
generosos, grandes, justos, ecuánimes

DESAGRADECIDOS

Son soberbios, egoístas,
negligentes, avaros, desleales

SOLIDARIDAD

Son entusiastas, firmes,
leales, generosos, compasivos, fraternales

INSOLIDARIDAD

Son negligentes, egoístas,
codiciosos, mezquinos, indiferentes, apáticos

BONDAD

Son amables, accesibles,
compasivos, generosos, fuertes, espontáneos

MALDAD

Son egoístas, insensibles,
desconfiados, rencorosos, crueles, criminales

JUSTICIA

Son buenos, estrictos,
honestos, responsables, agradecidos, tolerantes, humanos, compasivos.

INJUSTICIA

Son irrespetuosos,
insensibles, traicioneros, arbitrarios, desagradecidos, desconsiderados,
faltos de humanidad

AMISTAD

Son serviciales, generosos,
leales, francos, compasivos, generosos, fuertes, espontáneos

ENEMISTAD

Son  irrespetuosos, insensibles, traicioneros,
tramposos, intolerantes, peligrosos

RESPONSABILIDAD

Son comprometidos, puntuales,
respetuosos, trabajadores, solidarios, cumplidores, fieles, sensatos,
maduros, rectos

IRRESPONSABILIDAD

Son impuntuales, irrespetuosos,
inconstantes, haraganes, egoístas, incumplidos, infieles, insensatos,
inmaduros, injustos

LEALTAD

Son sinceros, valientes,
transparentes, firmes, agradecidos, constantes, confiables, seguros

DESLEALTAD

Son inmaduros, volubles,
desagradecidos, interesados, traidores, falsos, abusivos, indignos de
confianza

RESPETO

Son sencillos, atentos,
considerados, cordiales, responsables, solidarios

IRRESPETO

Son desconsiderados,
abusivos, groseros, egoístas, ofensivos, dañinos

FORTALEZA

Son firmes, claros, enérgicos,
serenos, decididos

DEBILIDAD

Son vacilantes, temerosos,
flojos, apáticos, cobardes

GENEROSIDAD

Son espléndidos, humildes,
desprendidos, sabios, humanistas, responsables

AVARICIA

Son egoístas, mezquinos,
miserables, desconfiados, estúpidos

LABORIOSIDAD

Son diligentes, responsables,
dedicados, cuidadosos, exigentes

PEREZA

Son inactivos, negligentes,
indiferentes, apáticos, lentos, flojos, cobardes, opacados

PERSEVERANCIA

Son pacientes, disciplinados,
decididos, valientes, responsables

DESISTIR

Son faltos de voluntad,
caprichosos, impacientes, indecisos, mediocres

HUMILDAD

Son considerados, humanistas,
respetuosos, serviciales, compasivos, solidarios

SOBERBIA

Son arrogantes, excluyentes,
insensibles, injustos, altaneros

PRUDENCIA

Son precavidos, moderados,
respetuosos, sensatos, responsables, cuidadosos

IMPRUDENCIA

Son irreflexivos,
descuidados, indiscretos, incautos, torpes, peligrosos

PAZ

Son cordiales, tolerantes,
justos, flexibles, sociales, ecuánimes

HOSTILIDAD

Son antisociales,
intransigentes, injustos, crueles, desalmados, tercos, insensatos

 

Otros valores que deberíamos agregar a esta tabla son el de la
familia y el amor ya que nunca se nos enseñan a valorar a la familia y es
indispensable que desde que iniciamos la vida escolar se enseñe a valorar a
este núcleo familiar tanto por los padres como la escuela ya que la familia es
la base de todo ser humano y es en la familia donde aprendemos a valorar a los
demás, debemos aprender y enseñar que la familia es un núcleo de apoyo, unión,
comprensión, cariño, orientación, respeto, solidaridad, fortaleza y enseñanza,
y que debemos valorar a nuestros padres, a nuestros hermanos y así mismo los
padres deben valorar a los hijos ya que de ellos dependen que los valores sean
bien introducidos y lancen a la sociedad personas productivas.

El amor aunque es considerado un sentimiento que se manifiesta
en diversas emociones, debe enseñarse que este sentimiento es esencial en la
vida del hombre, ya que del amor nace la valoración hacia una persona, hacia
las cosas, hacia la vida y hacia uno mismo, y es por eso que debemos aprender
que el amor es un valor, que el amor es la fuerza inspiradora en la vida.
Debemos introducir como dijo Don Juan De Marco a su psiquiatra el Dr. Jack
Mickler en su rol como Don Octavio que  “En la vida sólo hay cuatro
cuestiones importantes y solamente hay una respuesta para estas, estas
cuestiones son: ¿qué es lo sagrado?, ¿de qué está hecho el espíritu?, ¿porqué
vale la pena vivir?, y ¿porqué vale la pena morir?; y la respuesta para tal
paradigma es: el amor” (Don Juan DeMarco, 1995). Y es en el amor donde se
ve reflejado el autoestima, la valoración que tenemos de uno mismo, y si no nos
valoramos, no nos amamos y así mismo no podemos dar amor.

 

[1] Risieri Frondizi (2004:142-143) refiere sobre las cosas
nocivas pero que tienen valor y significado para algunas personas lo siguiente:
“No  puede  llamarse  “valioso”  al
alcohol,  las  drogas  y  todo  aquello
que  es  placentero  pero  daña  nuestra
salud  física  y  mental”, así mismo “quien
tortura  y  mata  por  placer  no  confiere
valor  al  acto,  sino  que  muestra  su
baja  categoría  moral”. Es por eso que si  todo
acto  se  convirtiera  en  valioso  al  ser
placentero,  quedarían  excluidos  la  “inmoralidad”
y  el  “pecado”  que  consisten,  muchas
veces,  en  dejarse  llevar  por  el
placer  frente  a  exigencias  de  otro  orden.

[2] Así como hay una escala de valores morales también la hay de
los valores inmorales o antivalores. La deshonestidad, la injusticia, la intransigencia,
la intolerancia, la traición, el egoísmo, la irresponsabilidad, la
indiferencia, son ejemplos de estos antivalores que rigen la conducta de las
personas inmorales. Una persona inmoral es aquella que decide manejar una
escala de antivalores ya que los valores morales los rechaza, viola o los
maneja a su conveniencia.

[3] Gracias a esta confusión de la sociedad en lo que es más
valioso “siempre andamos tratando de tener más, de hacer más, de lograr
más, de ser más; sin darnos cuenta de que si nos detuviéramos un poco para
disfrutar y agradecer lo que tenemos, lo que hemos logrado, lo que ya somos,
seríamos felices en ese momento” (Ángel, 2005:100)

[4] Ya Karl Marx (1818-1883) nos decía con su filosofía
que  “La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de
la valorización del mundo de las cosas”; y mientras sigamos con esa
ideología  en que la sociedad se ve interesada en crear, deslumbrar
y descubrir nuevas tecnologías e imponerlas seguiremos cegados, manipulados y engañados
con la idea estúpida que el significado de la vida es el “tener” y
difícilmente llegaremos  a descubrir el significado real de la vida que se
el “ser”.

[5] Esta valorización del mundo de las cosas se ve impulsada
gracias a los medios de comunicación que junto a la mercadotecnia solamente se
han interesado en manipular a la gente para vender y hacerlos creer que el
tener lo es todo.

 El valor de la
autoestima

Como comentábamos anteriormente él autoestima refleja el amor
que tenemos de nuestra persona, y el valor de la autoestima esta fundamentado
en un profundo conocimiento y valoración de nosotros mismos.

La vida transcurre entre triunfos y fracasos, y la autoestima es
el valor que nos hace tener plena seguridad en nuestras capacidades, además, da
la fortaleza necesaria para afrontar los momentos difíciles de nuestra vida,
evitando caer en el pesimismo y el desánimo.

Esta valoración de nuestra persona se sustenta en la sencillez
con que apreciamos nuestras capacidades, sin considerarnos mejores o peores que
los demás; ya que una persona vale por lo que es y no por lo que aparenta ser.

Él autoestima debe estar enfocado en una perspectiva realista y
objetiva de nuestra persona, donde es necesario alcanzar la plena aceptación de
nuestros defectos y limitaciones, con el sobrio reconocimiento de nuestras
aptitudes y destrezas. Este equilibrio interior basado en el conocimiento
propio, se logra si procuramos rectificar nuestras intenciones haciendo a un
lado el afán de ser particularmente especiales, buscando solamente el
desarrollo del valor de la autoestima.

TIPOS DE AUTOESTIMA

La autoestima puede manifestarse en las personas de las
siguientes maneras:

  • Autoestima Alta: La
    persona se ama, se acepta y se valora tal cual es. Este es la autoestima que se
    considera normal en la persona.
  • Autoestima Baja: La
    persona no se ama, no se acepta y no valora sus cualidades.[1]
  • Autoestima Inflada: La
    persona se ama más que los demás y valora exageradamente sus cualidades.[2]

Johann Wolfgang Goethe (1749-1832) nos dice con sus sabías
palabras que “cuando el hombre no
se encuentra a sí mismo, no encuentra nada”
; y debido a esta confusión
la persona cae en un vacío existencial, donde no valora su persona, la vida y a
los demás; pero cuando llegamos a encontrarnos a nosotros mismos sabemos lo
maravilloso que es vivir y afrontar los retos que nos pone la vida, valoramos
nuestras capacidades y debilidades y valoramos a nuestros semejantes.

CARACTERÍSTICAS DE LOS TIPOS DE AUTOESTIMA

La autoestima es un aspecto muy importante de la personalidad,
del logro de la identidad y de la adaptación a la sociedad, pero como
comentábamos puede manifestarse en autoestima baja, alta e inflada y las
características de estas son (Network & Compas3, 2000):

CARACTERISTICAS

Autoestima Baja

Autoestima Alta

Autoestima Inflada

Son indecisos, inseguros, se les dificulta tomar decisiones,
tienen miedo exagerado a equivocarse
Saben qué cosas pueden hacer bien y qué mejorar Piensan que pueden hacerlo todo, no hay nadie mejor que ellos
Piensan que no pueden, que no saben nada Se sienten bien consigo mismos Creen tener siempre la razón y que nunca se equivocan
No valoran sus talentos. Miran sus talentos pequeños y los de otros
lo ven grandes
Expresan su opinión Son seguros de sí mismos, en extremo, pero los hace no ver los
riesgos de sus acciones
Le tienen miedo a lo nuevo y evitan los riesgos No temen hablar con otras personas Creen que todas las personas los aman
Son muy ansiosos y nerviosos, lo que los lleva a evadir
situaciones de angustia y temor
Saben identificar y expresar sus emociones a otras personas Hablan en extremo, y son escandalosos
Son muy pasivos, evitan tomar la iniciativa Participan en las actividades que se desarrollan en su centro
de centro de estudio o trabajo
No toman en cuenta a nadie para hacer sus tareas o realizar
cualquier actividad
Son aisladas y casi no tienen amigos Se valen por sí mismas en las situaciones de la vida, lo que
implica dar y pedir apoyo
Por lo general la gente lo rechaza. Por sabelotodo
No les gusta compartir con otras personas Les gustan los retos y no les temen Se aman en forma efermiza a sí mismos
Evitan participar en actividades Tienen consideración por los otros, sentido de ayuda y están
dispuestos a colaborar con las demás personas
Son vanidosos, llegando a caer en el “narcisismo”
Temen hablar con otras personas Son creativas y originales, inventan cosas, se interesan por
realizar tareas desconocidas, aprenden actividades nuevas
Se sienten atractivos en todo
Dependen mucho de otras personas para realizar actividades Luchan por alcanzar lo que quieren Creen que son las personas más interesantes de la tierra
Se dan por vencidas antes de realizar cualquier actividad Disfrutan de las cosas divertidas de la vida, tanto de la
propia como de la de los demás
Creen que le gana a cualquiera en todo
No están satisfechas consigo mismas, piensan que no hacen nada
bien
Se aventuran en nuevas actividades Creen que impactan a cualquiera que los conoce
No conocen sus emociones, por lo que no pueden expresarlas Son organizados y ordenados en sus actividades Les gusta ser elogiados
Debido a que no tienen valor, les cuesta aceptar a que les
critiquen
Preguntan cuando algo no lo saben Creen que todas las personas están obligadas a amarlo
Les cuesta reconocer cuando se equivocan Defienden su posición ante los demás Sienten que realmente son su mejor amigo
Manejan mucho sentimiento de culpa cuando algo sale mal Reconocen cuando se equivocan Creen que nunca se equivocan, pero atacan a los demás cuando
se equivocan
En resultados negativos, buscan culpables a otros No les gusta que digan sus cualidades, pero les gusta que los
adulen
Egocéntrico
Creen que son los feos, tontos e ignorantes Conocen sus cualidades y tratan de sobreponerse a sus defectos Soberbio, arrogante, prepotente
Se alegran ante los errores de otros Son responsables de sus acciones Superficial, materialista, manipulador
No se preocupan por su estado de salud Son líderes naturales Cuida en forma enfermiza de su salud
Son pesimistas, creen que todo les saldrá mal Comparten y apoyan a sus semejantes Optimistas en extremo
Busca líderes para hacer las cosas   Siente que merece tener más que los demás
Cree que es una persona poco interesante   Ambicioso, ególatra, megalómano
Cree que causa mala impresión a los demás    
Les cuesta obtener sus metas    
No les gusta esforzarse    
Siente que no controla su vida    

[1] La mayor parte de los criminales que se encuentran en
Centros Preventivos y de Readaptación Social presentan una autoestima baja, ya
que presentan rasgos de inseguridad, indecisión o dependencia, y por tal motivo
toman el camino fácil de cometer delitos como: robo, violación, homicidio y
daños en contra de la salud, siempre siendo estos los autores materiales.

[2] En un porcentaje menor se encuentran los criminales que
presentan una autoestima inflada, y estos presentan una exageración de sus
capacidades y esta exagerada confianza en sus capacidades los hace cometer errores
que los llevan a subestimar a la justicia y por ende terminar en la prisión,
estos criminales son autores intelectuales ya que estos los planean y como
delitos como: secuestro, trafico de personas, trafico de armas, trata de
blancas, daños en contra de la salud, crimen organizado y como homicidas

Conclusión

  1. Cada persona es única y especial y por tal motivo le confiere
    valor y significado a la realidad, pero esta perspectiva de realidad crece de
    acuerdo con nuestra historia de vida, así mismo tiene que ver con factores
    psicológicos, sociales y económicos; y de acuerdo a estos factores vamos
    creando, encontrando y a veces distorsionando el significado a la vida, por lo que
    cada persona valorara de manera diferente. De estas valoraciones que tenemos
    acerca de la realidad nace el valor hacia las personas, hacia las cosas, hacia
    los animales, hacia la vida y hacia nosotros mismos.
  2. Como vimos los valores morales los aprendemos en el núcleo
    familiar y los vamos cimentando con nuestras experiencias, y de los valores
    morales aprendemos a valorar a nuestros semejantes, a nuestra persona y hacia
    la vida.
  3. De nuestra valoración individual como persona es como hacemos
    crecer y mermar la autoestima, y como vimos cuando se tiene una autoestima
    normal respetamos nuestra persona y nuestros actos, pero cuando la autoestima
    se encuentra inflada o baja se llegara a cometer actos negativos que
    perjudiquen nuestra persona y la de los demás.
  4. Los valores humanos influyen en la creación de nuestra
    personalidad y la TRE
    nos dice que: “La personalidad consiste en gran parte en creencias,
    fundamentos o actitudes; que los hombres y las mujeres tienden a actuar
    saludablemente cuando tienen valores basados en la razón y la experiencia; y
    que cuando tienen metas y propósitos absolutistas y perfeccionistas propenden a
    sentir trastornos emocionales; es por eso que  los valores influyen de
    modo significativo en el comportamiento y que modificar los valores de uno,
    causa directamente la modificación de la personalidad” (Ellis &
    Abrahms, 1994:62)
  5. “La realidad del mundo ha sido creada por el hombre y sus
    creencias, creer que no hay suficiente para todos, nos ha llevado a crear una
    realidad de miseria, creer que el dinero y el poder traen la felicidad nos ha
    llevado a alejarnos los unos de los otros, pensar que nuestra vida depende de
    lo que pasa a nuestro alrededor nos ha hecho perder el control de nuestras
    vidas” (Ángel, 2005:103)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRÁFICAS

  1. ÁNGEL REAL, Francisco J.
    (2005) “El
    Esclavo”.
    Programación Mental Positiva, 1ª. ed. México.
  2. ELLIS, Albert & Elliot ABRAHMS (1994)
    Terapia Racional
    Emotiva. Mejor salud y superación personal afrontando nuestra realidad”.

    Editorial Pax, 1ª. ed., México.
  3. FRONDIZI,
    Risieri (2004) “¿Qué
    son los valores? Introducción a la axiología.
    Fondo de Cultura
    Económica, México.
  4. OROZCO, V. Julio & Sandra ARDILA Z.
    (2005) “El libro de los
    valores”.
    Editorial Televisa. 1ª. México.

ELECTRÓNICAS

  1. MORALES DE
    CASAS, Maribel Elena (2006) “Valores” en Monografías, Filosofía. [En línea].
    Argentina, disponible en:
    http://www.monografias.com/trabajos14/los-valores/los-valores.shtml [Accesado
    el día 15 de Junio de 2010]
  2. NETWORK,
    Imagina & Comercio E., COMPAS3 (2000) “La autoestima” en Aula Fácil, Cursos de Salud.
    Psicología.
    [En línea]. España, disponible en:
    http://www.aulafacil.com/cursoautoestima/Temario.htm [Accesado el día 18 de Junio
    de 2010]

FILMES

  1. DON JUAN DE MARCO(1995)
    Película dirigida por Jeremy Leven, USA, American Zoetrope [DVD]

ELABORADO POR:

Hugo Virgilio ACOSTA VALER – Ing. Civil – Mg. En Administración
– Doctorado en Administración Educativa

hvacostav@yahoo.es
Telf. 083-989239

 

 

Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: